Carreras

Únase al equipo de One Community Health y ayude a marcar la diferencia en la vida de los demás.

Historia

Nuestras raíces

 

A principios de la década de 1980, el SIDA mostró su feo rostro en la comunidad de Sacramento, como lo hizo en muchas otras ciudades del país. El SIDA fue una enfermedad que asoló a las comunidades que habían sido marginadas en Estados Unidos: hombres homosexuales, usuarios de drogas inyectables, trabajadores sexuales, mujeres transgénero y afroamericanos.

 

Claramente, esta enfermedad necesitaba ser abordada con un esfuerzo concertado. En 1989, nuestra comunidad se unió para enfrentar la epidemia de manera contundente. Los defensores de la comunidad, junto con la ayuda de UC Davis Health Systems, CHW Mercy, Sutter Health y el condado de Sacramento, formaron el Centro de Investigación, Educación y Servicios sobre el SIDA (CARES) para ayudar a las personas con VIH/SIDA. Unos años más tarde, Kaiser Permanente se unió al esfuerzo. Estos primeros fundadores marcaron la pauta no solo de quiénes éramos en 1989, sino también de todos los años venideros.

 

Si bien algunos médicos se negaron a atender a las personas con SIDA, y algunos políticos incluso abogaron por poner en cuarentena a las personas con VIH, CARES no tuvo miedo de la opinión pública. Dimos a conocer nuestra causa en Sacramento y defendimos continuamente la compasión y el aumento de los servicios para nuestros pacientes. Muchos en el mundo del VIH envidiaban nuestro modelo de atención como una solución innovadora y práctica que ofrecía a nuestros pacientes todo bajo un mismo techo. Los servicios abarcaron desde atención médica hasta administración de casos, desde una farmacia de servicio completo hasta asistencia para el alquiler, y desde atención de salud mental hasta asesoramiento nutricional. CARES se comprometió a tener todo lo que alguien con VIH necesitaría para permanecer bajo cuidado.

Por más de dos décadas nos hemos dedicado a la causa y cuidado de las personas con VIH/SIDA. Estos esfuerzos a menudo se extendieron mucho más allá de las paredes de nuestras instalaciones y más allá de los servicios médicos básicos. Inscribimos a personas en estudios de investigación para ayudar a mejorar el tratamiento de la enfermedad mortal. Abogamos por los programas de intercambio de agujas como un servicio social preventivo. Luchamos por la justicia social, apoyando la igualdad para todos, independientemente de sus elecciones y comportamientos personales. Con nuestra ayuda, se sanaron viejas heridas entre los hombres homosexuales y los miembros de la comunidad religiosa, y las personas se reconectaron con las familias que anteriormente los habían rechazado. Desde el principio, nos comprometimos con la persona en su totalidad, no solo con la instantánea de la persona que se presentó en una sala de examen.

También hicimos nuestro mejor esfuerzo, y continuamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, para acabar con las nuevas infecciones de VIH en nuestra comunidad. Por ejemplo, CARES se hizo cargo de las pruebas de ETS del condado de Sacramento cuando el condado ya no pudo permitirse operar sus clínicas. También lideramos una iniciativa de cinco años para terminar con el VIH, conocida como Are You the Difference?, y cuando expiró, comenzamos otro esfuerzo a largo plazo conocido como Zero Together. No hay duda de que CARES fue el líder en la atención del VIH/SIDA en el área metropolitana de Sacramento.

 

A medida que avanzaba la investigación y la atención del VIH, se aseguró a las personas infectadas que podrían vivir una vida normal. Lo que antes era una epidemia, se convirtió en una enfermedad crónica. Como organización arraigada en nuestra comunidad, era fundamental que siguiéramos creciendo y cambiando con ella. Esto significó ayudar a las personas a controlar sus comorbilidades, que a menudo incluían abuso de sustancias y problemas de salud mental, así como diabetes, presión arterial alta, hepatitis C y asma. Nos convertimos en proveedores de atención primaria, tratando a la persona en su totalidad, no solo al VIH.

 

Con la aprobación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, llegó nuestro mayor cambio de todos: abrir nuestra clínica a todas las personas que necesitan atención, no solo a quienes viven con el VIH/SIDA. Debido a los cambios que se están realizando en el cuidado de la salud, se hizo evidente que la financiación en la que habíamos confiado durante tantos años probablemente disminuiría drásticamente. Necesitábamos convertirnos en un centro de salud federalmente calificado (FQHC).

 

En 2011, como parte del proceso para convertirnos en FQHC, abrimos nuestras puertas a todos y ahora tenemos más pacientes sin VIH que con la enfermedad. Para marcar ese cambio, nos cambiamos el nombre a Cares Community Health y, a fines de 2017, cambiamos nuestro nombre a One Community Health.

Este cambio amplió nuestro alcance en la comunidad. Con VIH, 4 de cada 5 pacientes eran hombres y todos tenían más de 18 años. Ampliar nuestro alcance significa que vemos muchas más mujeres, mujeres que pueden estar luchando contra el abuso doméstico o que necesitan atención prenatal. Vemos a jóvenes, adolescentes sin hogar, niños adoptivos, niños que han sufrido traumas y niños que solo tienen dolor de oído. Vemos más personas mayores que sufren de múltiples enfermedades crónicas y necesitan pasar a una vida asistida. Agregamos atención especializada que incluye podología, quiropráctica y ginecología. Con estos cambios, muchas más personas de todas las edades tienen acceso a una atención integral, compasiva, respetuosa y empoderadora.

 

El cambio en el estado de enfermedad de nuestros pacientes no cambia ni cambiará nunca nuestros valores esenciales. Ya sea CARES o One Community Health, nuestra organización sigue presionando por la igualdad para todos y la justicia social para los marginados. Nuestros médicos y profesionales de la salud continúan tratando a las personas con compasión, sin juzgar sus decisiones y comportamientos personales. Seguimos brindando el mismo menú de servicios a todos los necesitados, y continuamos abogando por la conciencia pública sobre temas como el estigma que rodea a las enfermedades mentales y la necesidad de atención médica para todos.

Nuestra experiencia en competencia cultural, especialmente en relación con la variación de la orientación sexual y la expresión de género, continúa brindando un refugio seguro para muchos. Entendemos el impacto del trauma en la salud y estamos trabajando para ayudar a las personas a sanar esas heridas. Cuando vemos sufrimiento, tratamos de curarlo, ya sea un individuo con dolor o un grupo en nuestra comunidad.

 

En One Community Health, entendemos que la salud de una persona está influenciada por una variedad de factores, incluido el entorno en el que vive, trabaja y juega.

 

Si un vecindario no es seguro, salir a hacer ejercicio puede ser un problema. Si no existe transporte, llegar al trabajo puede ser un problema. La alimentación saludable puede verse afectada si la única tienda de comestibles cercana es una tienda de conveniencia que carece de alimentos saludables y asequibles. Si nosotros, como organización y comunidad, nos tomamos en serio la mejora de los resultados de salud, debemos analizar todo lo que afecta la capacidad de una persona para lograr una vida saludable. En conjunto, estos problemas y condiciones se conocen como los determinantes sociales de la salud. Las soluciones a estos determinantes sociales de la salud no son fáciles, pero las comunidades de todo el país se están uniendo para abordarlas. One Community Health también se compromete a abordar estos problemas difíciles.

 

Durante casi tres décadas, nuestra pasión y creencias no han cambiado. Si alguien nos preguntara por qué hacemos este trabajo, nuestra respuesta sería la misma. La atención médica no es un privilegio; es un derecho humano. Todo el mundo debe tener la oportunidad de lograr una salud óptima. Entonces, como ahora, hemos hecho nuestro trabajo ayudar a las personas ya la comunidad a reducir las barreras al bienestar.